fbpx

Los seguros tienen que adaptarse a la nueva normalidad provocada por la  Covid-19

El sector de seguros está experimentando un cambio de tendencia en el consumidor, con nuevas necesidades para las que van a ser necesarias nuevas fórmulas y nuevos productos.

Estamos a las puertas de que se cumpla un año de la llegada del Covid-19 a nuestras vidas. Durante los últimos meses, hemos experimentado cambios extremos en muy poco tiempo: pasar a teletrabajar de un día para otro, sin previo aviso; salir de casa lo imprescindible y con mascarilla; estar a un metro y medio de distancia de nuestros seres queridos; y disminuir al máximo los encuentros sociales.

Estamos siendo testigos de cómo la situación sanitaria ha provocado una crisis económica sin parangón en la historia de nuestro país. En España hay casi cuatro millones de parados a cierre de enero de este año, y el número de personas en ERTE superan las 750.000. Paralelamente, hemos comprobado por desgracia cómo las colas del hambre aumentaban semana tras semana y tanto los bancos de alimentos como los comedores sociales no daban abasto. Esta situación tiene que hacernos recapacitar y pensar en cómo podemos ayudar a estas personas a través de nuestras empresas facilitando el ahorro o aumentando nuestros servicios.

Está situación sumada a las restricciones de movilidad han provocado una caída del casi 2% en la facturación de la rama de autos en 2020 con respecto al año anterior, según datos de Unespa. Estas circunstancias están provocando que el sector esté experimentando un cambio de tendencia en el consumidor, que exigen nuevas fórmulas y productos que satisfagan las nuevas necesidades. Para recuperarnos, las compañías necesitaremos identificar y adaptar nuestra oferta a las costumbres de los consumidores, modificadas por el Covid-19. Sin embargo, el sector español de seguros de auto se ha caracterizado siempre por contar con grandes players, muy solventes, pero poco ágiles, siendo su punto débil. Y esta característica, en la situación actual, no ayuda a encontrar una rápida respuesta a los cambios que estamos viviendo.

Uno de los primeros cambios que estamos viendo es el pago por uso. Es decir, pagar únicamente los días que el asegurado utiliza el coche. Un nuevo producto en el mercado español que pretende satisfacer la demanda de los conductores que han hecho del teletrabajo su rutina habitual y apenas salen de su domicilio.

Hemos entrado en un momento en el que el conductor quiere tener un poder de decisión que va más allá de la guerra de precios entre compañías. El conductor necesita garantías y productos que complementen el seguro, ya que ahora no solo se nos pide dar coberturas, sino ofrecer servicios que ofrezcan protección y ayuden a evitar posibles decesos que le perjudiquen. Muchas grandes compañías están llegando a acuerdos con partners de otros sectores para ofrecer ventajas y descuentos a sus clientes, tratando de aportar un gran valor añadido. Por eso, creo que el sector asegurador de autos está experimentando una transformación que lo convertirá en grandes plataformas de movilidad.

Debemos ser conscientes de que el sector ha entrado en una crisis de modelo. No sé si existe ese “modelo perfecto”, pero de lo que estoy seguro es que, si sabemos escuchar y ver cómo cambian las necesidades de nuestros asegurados, e identificamos el valor añadido que necesitan en su día a día, nos acercaremos mucho.

Fuente: cincodias.elpais.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Elige el seguro en el que quieres ahorrar