Blog

el seguro no está a mi nombre Si tengo un accidente y la culpa es mía, ¿Cómo actuaría la aseguradora?

Las aseguradoras aplican la regla de la equidad en caso de siniestro con responsable que no se ajuste a las condiciones del conductor declarado en la póliza.

Cubren parcialmente los daños del siniestro en la misma proporción que la prima pagada respecto a la que se debería haber pagado para que ese conductor circulase completamente cubierto. El resto se reclama al responsable del accidente.

En cualquier caso, si es un golpe con daños materiales importantes (no digamos ya si hay heridos o muertos) puede convertirse en un grave problema.

Si no estás muy familiarizado con la terminología aseguradora, seguro que es tu caso, o bien no has tenido por suerte ningún siniestro donde la aseguradora te ha reducido la indemnización, probablemente te suene a chino ” regla de equidad y proporcional”…si bien lo podemos resumir precisamente así: si no tienes correctamente asegurada, tu casa, tu coche, tu establecimiento, tu comunidad… y sufres un siniestro, la aseguradora te va a pagar menos.

“Existe una impresión bastante extendida de que los seguros son todos iguales y que las compañías se limitan a cobrar recibos y pagar lo menos posible siempre que puedan, pero pregunto ¿será toda la responsabilidad de las compañías o también es en parte nuestra? El español tiene una capacidad asombrosa para hacer responsables a los demás de cualquier desgracia que le suceda, y no asumir ninguna culpa. En esta ocasión voy a  hablarte sobre dos reglas que existen en el mundo del seguro y que ojalá nunca te las tropieces, o de lo contrario sabré que has sufrido un siniestro y la póliza correspondiente no está contratada correctamente. Llegado a este punto puedes perder tu tiempo haciendo responsable a quién mejor te parezca, pero de muy poco te servirá.

El seguro es un acuerdo entre dos partes dónde indicas qué quieres asegurar y sus circunstancias, para que la otra parte decida si acepta asegurarlo y a qué precio. El problema surge si sufres un siniestro y la compañía aseguradora comprueba que la realidad no coincide con lo que has declarado al hacer inicialmente el seguro. Aquí es cuando te “enseñan” la cultura aseguradora por medio de la regla de equidad y la regla proporcional. Si bien cada una tiene orígenes distintos el efecto para ti es el mismo, si se corresponde aplicar recibes menos de lo que necesitas para cubrir los daños sufridos o causados, ya que te dirán que has pagado un seguro menor del que realmente debías.  Veamos estas 2 reglas muy brevemente:

1.- Regla de equidad: (Ley de Contrato de Seguro art. 10, art. 12 y art. 90) si en seguro omites conscientemente información solicitada o declaras inexactitudes, en caso de siniestro te reducirán la indemnización en la misma proporción que exista entre la prima pagada y la que deberías haber pagado de haber conocido correctamente el riesgo la compañía aseguradora. Por ejemplo el hijo con el seguro de coche caro que lo hace a nombre del padre, el carpintero con el seguro de baja laboral por gerente cuando hace trabajos manuales, o el seguro de hogar con alarma conectada a central que casi nunca activamos. En estos casos si sucede el siniestro y se comprueba que conducía el hijo, que el carpintero no es gerente sino trabajador y que la alarma no estaba activada cuando robaron, la aseguradora aplicará esta regla para pagar una menor indemnización.

2.- Regla proporcional: (Ley de Contrato de Seguro art. 30)  si tienes un siniestro y los capitales contratados en la póliza son inferiores a los que existen en realidad, tu indemnización se reducirá en la misma proporción que exista entre la suma asegurada y la que deberías haber declarado con una correcta valoración de los bienes asegurados. Por ejemplo tu hogar está valorado en 200.000 € y piensas ahorrarte dinero declarando que sólo vale 100.000 € (esto es, infraseguro). Bueno, pues si ocurre un siniestro también vas a ayudar a la aseguradora a ahorrar, ya que te pagarán la mitad de la indemnización que realmente te correspondería recibir.

Para evitar que te apliquen la regla de equidad responde correctamente a las cuestiones que te pregunten. Sobre lo que no pregunten no tienes que decir nada ya que es la compañía aseguradora la que tiene el conocimiento técnico y quien asume o no el riesgo, por lo que te preguntará aquello que necesite conocer para poder tasar bien el riesgo a asegurar. Y para evitar la regla proporcional valora con objetividad los bienes a asegurar, si no sabes busca quién te lo pueda indicar, revisa los capitales asegurados con cierta frecuencia y si te quita el sueño pregunta a la aseguradora la posibilidad de excluir de tu seguro la aplicación de esta regla.

Recuerda para qué quieres los seguros, y si necesitas ahorrar elimina lo innecesario pero no descuides lo importante. Si no sabes algo consulta a un profesional con experiencia y mejor cuanto antes. Haciendo esto no tendrás que perder tu tiempo buscando culpables si no te han indemnizado lo que debían.”

Fuente:www.postdeseguros

Esto también te interesará

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies